Comparacion con respecto a los demas clavos internos


Particularidades del Albizzia
El clavo Albizzia requiere una rotación voluntaria de la pierna por parte del paciente (20° de amplitud). Por lo tanto, el paciente debe aprender a hacer dicho gesto y puede sentir miedo. Aunque esto pueda entenderse como una crítica, en la práctica, si el paciente está bien preparado, las maniobras de rotación no son dolorosas. El número de casos implantados confirma que es relativamente fácil obtener el alargamiento. Una vez que el paciente controla el gesto de rotación, puede gestionar perfectamente la elongación.

La elongación se puede modificar como se quiera en función de las necesidades (aceleración y disminución por miedo a complicaciones neurológicas por ejemplo). La elongación se puede parar en cualquier momento o prolongar si hay necesidad o voluntad de ganar más centímetros y la buena tolerancia de los tejidos blandos lo permite. Por lo tanto, no hay que "programar" el alargamiento preajustando el clavo. En caso de complicación, la elongación se puede interrumpir cuando se considere oportuno.

La dinamización mediante la retirada de un tornillo (nueva operación) no es necesaria, porque el clavo posee un sistema de dinamización automática: cuanto más se apoya en el clavo, más se estimula el callo óseo en formación. Durante la osificación, la fuerza es recuperada gradual e integralmente por el hueso y no por el clavo. Por consiguiente, el hueso se vuelve más sólido y se suprime la necesidad de ponerlo en carga mediante la retirada de un tornillo.

La técnica es en "percutáneo" con incisiones diminutas. En la actualidad, los demás clavos internos no se pueden introducir de este modo.

Para un alargamiento de 10 cm, el número necesario de intervenciones (en caso de que no haya complicaciones) es :

  • 1 para colocar el clavo
  • 1 para retirar el clavo
Es decir, un total de 2 intervenciones quirúrgicas.

Generalmente, el apoyo está permitido durante la elongación, lo que permite una recuperación funcional mejor y más rápida. Durante la elongación también se pueden practicar algunos deportes.

Se han implantado más de 2000 clavos en todo el mundo (30 países).


El clavo de Bliskunov


Además de la parte que va introducida en el canal óseo femoral, posee una "pieza pelviana" que conecta la parte femoral con la pelvis. Esto significa que hay una cicatriz suplementaria en la pelvis. La inserción del clavo no se hace de manera percutánea, por lo que las cicatrices son más largas. La elongación se realiza por medio de movimientos de rotación entre la parte femoral y la parte pelviana, y se puede interrumpir en caso de complicación (parada de los movimientos de la cadera). No hay clavo tibial.

Para un alargamiento de 10 cm, el número necesario de intervenciones (en caso de que no haya complicaciones) es :

  • 1 para colocar el clavo
  • 1 para retirar la parte pelviana
  • 1 para la dinamización (mediante la retirada de los tornillos superiores o inferiores: después de esto, el implante no será capaz de soportar el peso y deberá hacerlo el hueso). La dinamización hace que el alargamiento sea menor (de 2 a 5 cm menos)
  • 1 para retirar el clavo
Es decir, un total de 4 a 5 intervenciones quirúrgicas.

El apoyo no está permitido hasta el final de la elongación. A veces incluso hay que esperar a que la consolidación ósea esté avanzada.

Se han implantado unos 200 clavos en el mundo hasta 2003 (sólo en Rusia).
Sitio web del clavo Bliskunov : www.lengthening.ukrpack.net/method-e.htm


El clavo de Baumgart y Betz (Fitbone)
Se trata de un clavo electrónico. La elongación se realiza mediante un aparato conectado a una toma de corriente que durante las fases de elongación se conecta a una antena de contacto en el paciente. El coste global es elevado. Este implante no cambia las condiciones de recuperación funcional del paciente. La elongación se produce durante la noche y se puede interrumpir en caso de complicación o prolongar si se quieren ganar más centímetros.

Para un alargamiento de 10 cm, el número necesario de intervenciones (en caso de que no haya complicaciones) es :

  • 1 para colocar el clavo
  • 1 para colocar otro clavo en caso de que se quieran ganar más centímetros
  • 1 para bloquear el clavo al término de la elongación y poder apoyar la pierna
  • 1 para la dinamización (mediante la retirada de los tornillos superiores o inferiores: después de esto, el implante no será capaz de soportar el peso y deberá hacerlo el hueso). La dinamización hace que el alargamiento sea menor (de 2 a 5 cm menos)
  • 1 para retirar el clavo
Es decir, un total de 5 intervenciones quirúrgicas.

El apoyo no está permitido hasta el final de la elongación. El apoyo completo y los deportes no se podrán realizar hasta mucho más tarde, lo cual retrasa una recuperación funcional completa y rápida.

Se han implantado unos 100-300 clavos en el mundo hasta 2003 (en Alemania principalmente y en Corea).
Sitio web del Dr. Betz : www.prof-betz.de


El clavo ISKD
  


Imágenes sobre : Corte del clavo ISKD (Orthofix), con su caja para comprobar la posición del polo rotatorio.

Aunque ha sido diseñado hace más de 10 años, se ha utilizado muy poco (unos 100 casos hasta 2003).

La elongación se produce por medio de movimientos rotatorios hechos al azar y limitados a 10° (9° según el fabricante). Hay una caja electrónica que permite conocer la posición de un polo rotatorio en el clavo para estimar el alargamiento diario. Sin embargo, esta caja no puede certificar si entre 2 medidas se han realizado 1, 2 o incluso más giros. En otras palabras, no se puede controlar realmente el alargamiento y algunos pacientes pueden llegar a ganar 5 mm en un día sin darse cuenta. No hay manera de modificar el alargamiento (mm/día) para evitar una osificación prematura, favorecer una osificación leve o gestionar un estiramiento nervioso fuerte. En caso de urgencia, el único modo de neutralizar el implante para interrumpir la distracción, es volver a quirófano y colocar un fijador externo para bloquear la rotación.
Las maniobras de rotación son algo más confortables que las del clavo Albizzia, ya que el paciente no las suele notar.
El clavo necesita un preajuste del alargamiento y una vez implantado no hay opción de ganar más centímetros que los preestablecidos.

En principio, para un alargamiento de 10 cm, el número necesario de intervenciones (en caso de que no haya complicaciones) es :

  • 1 para colocar el clavo
  • 1 para cambiar el clavo en caso de que se quieran ganar más centímetros (cada clavo permite obtener unos 6 cm)
  • 1 para la dinamización (mediante la retirada de los tornillos superiores o inferiores: después de esto, el implante no será capaz de soportar el peso y deberá hacerlo el hueso). La dinamización hace que el alargamiento sea menor (de 2 a 5 cm menos)
  • 1 para retirar el clavo
Es decir, un total de 5 intervenciones quirúrgicas.

El apoyo no está permitido hasta que termine la elongación y la osificación sea correcta. El apoyo completo y los deportes no se podrán realizar hasta mucho más tarde, lo cual retrasa una recuperación funcional completa y rápida.


Los demás clavos de elongación
Actualmente se encuentran en fase experimental, pues ninguno de ellos ha pasado todos las pruebas ni ha sido validado en grandes series de pacientes. Lo que sí es seguro, es que los clavo del futuro serán diferentes a los clavos actuales.


     

Docteur Jean-Marc GUICHET, MD, PhD, Doct Sci - Centre Phocea, 14 Blvd Gustave Ganay 13009 Marseille
Téléphone : +33 (0) 491.777.547 contact@allongement-os-grandir.com