Complicaciones - elongación bilateral con fines esteticos


Si se respetan los alargamientos que el paciente puede tolerar en función de su biología (flexibilidad de los músculos y tendones, juegos articulares y reacción al entrenamiento preoperatorio), es muy raro que se produzcan verdaderas complicaciones.

Hay molestias que son inevitables (disminución de los juegos biarticulares, rigideces en los isquiotibiales y en los rectos anteriores, etc.) pero desaparecen sin consecuencias para el paciente.

También se suele observar una osificación intensa, aunque el control del cirujano (adaptación del ritmo de elongación en las primeras semanas) evitará que el paciente tenga que volver a pasar por quirófano en la mayoría de los casos.

Algunas complicaciones son raras y se curan sin dejar secuelas (ausencia de osificación, problemas relacionados con los estiramientos nerviosos, etc.), mientras que otras son prácticamente inexistentes (osteoporosis, rigideces definitivas, cojera, etc) pero se observan en las elongaciones con fijadores externos.

En resumen, una elongación bien programada debe conducir al éxito funcional y permitir que el paciente retome rápidamente sus actividades normales, deportivas y profesionales. Con el tiempo, tampoco debería experimentar ninguna disminución de sus capacidades, incluso debería notar un aumento de éstas (marcha más rápida, etc.).

Las complicaciones dependen evidentemente de los equipos quirúrgicos, la atención prestada al paciente y el respeto de las consignas de preparación preoperatorias y postoperatorias durante el período de elongación. Si falla uno de estos elementos, se pueden producir complicaciones graves como parálisis, problemas de osificación cuando el paciente quiere ganar muchos centímetros o cuando el alargamiento se obtiene demasiado rápido, rigidez persistente si el paciente no ha sido correctamente preparado para la intervención o no ha practicado deporte en postoperatorio, etc..

  


Imágenes sobre : Complicaciones en una paciente sometida a una elongación bifemoral por parte de un equipo que no dispensa ningún tipo de preparación a los pacientes y no utiliza técnicas percutáneas (pequeñas incisiones) para colocar los clavos. Esta paciente presentaba una ausencia de osificación en la zona de apertura cutánea para practicar la sección ósea, a nivel de la zona de elongación (radiografía izquierda), y una osificación importante en la cicatriz de la cadera que dio lugar a un síndrome hiperdoloroso que necesitó 1 año de morfina (fotografía derecha). Por otra parte, tenía el pie paralizado y resentía mucho dolor al efectuar las rotaciones, lo que requirió 42 sedaciones con anestesia general. Esta paciente no fue movilizada intensivamente en postoperatorio.

De los pacientes del Dr GUICHET manifiestan después de su intervención : Página de los testimonios


     

Docteur Jean-Marc GUICHET, MD, PhD, Doct Sci - Centre Phocea, 14 Blvd Gustave Ganay 13009 Marseille
Téléphone : +33 (0) 491.777.547 contact@allongement-os-grandir.com