Cuidado de los clavos


El cuidado de los clavos debe ser irreprochable para que la elongación o corrección mediante fijador externo sea un éxito. En efecto, una infección severa que afecte al hueso (osteomielitis) puede requerir la interrupción del tratamiento y la retirada del fijador externo.
Puntos clave
  • Un cuidado de calidad de los clavos se integra en una higiene personal de calidad
  • La piel alrededor de los clavos debe estar seca
  • Los clavos deben dejarse al aire o cubrirse simplemente con una gasa para evitar toda maceración que favorezca la contaminación microbiana
  • No utilizar cremas ni ningún otro agente que favorezca la maceración


¿ Qué utilizar para limpiar los clavos ?
  • Agua hervida o destilada
  • Bastoncillos (no estériles, pero limpios) o una torunda de algodón especial
  • Un plástico para meter los desperdicios de la limpieza
  • Lavar bien las manos con jabón antes de la limpieza y secarlas
  • Cuando el cirujano lo ordene, utilizar los productos que él mismo haya prescrito


¿ Cómo limpiar los clavos ?
  • Todos los días, dependiendo del grado de suciedad de los clavos. Algunos clavos necesitan ser limpiados varias veces al día, si están infectados, y otros no.
  • De manera general, cuanto menos se irriten los orificios del clavo, mejor progresará la cicatrización.
  • Lavarse las manos.
  • Comprobar que no hay pelos cerca de los clavos.
  • No limpiar los clavos que no presenten ningún tipo de suciedad.
  • Utilizar un bastoncillo húmedo o mojado y después secar el orificio con otro bastoncillo seco.
  • Eliminar cualquier resto coagulado y/o pegado a los clavos, así como cualquier costra susceptible de obstruir el orificio impidiendo el drenaje de una secreción infectada.
  • Tras la limpieza, los clavos deben "brillar" y la piel que los rodea debe estar seca y poco o nada inflamada.
Duchas y baños
  • Si no hay yeso, está permitido bañarse. Esto favorece un drenaje "natural" con dilución de los gérmenes alrededor de los clavos (lo que disminuye su concentración y el riesgo infeccioso).
  • Durante los primeros 10 días, mientras que las incisiones cutáneas (osteotomías) no hayan cicatrizado, no es aconsejable permanecer mucho tiempo en la bañera o en la ducha.
  • Se puede permanecer mucho tiempo en la bañera (una media hora) sin que ello suponga un riesgo siempre que el agua esté limpia y se utilice jabón médico. Dependiendo de los casos, se pueden utilizar antisépticos prescritos por el cirujano.
  • Los baños en piscina están permitidos, por ejemplo en los centros de rehabilitación que tienen una.
  • En teoría, los baños en el mar también están permitidos, pero la presencia de arena que puede introducirse entre el clavo y la piel y provocar irritaciones locales hace que se desaconsejen este tipo de baños.
  • El secado tras el baño debe hacerse apretando la toalla contra el cuerpo, de manera natural. Se puede utilizar un secador, a cierta distancia del fijador externo, con aire frío en vez de caliente (el calor puede aumentar la temperatura del clavo y dañar la piel o el hueso por difusión).


¿ Cómo controlar los clavos y detectar una infección ?
  • Los signos que se deben controlar son : "dolor", "rojez", "edema" y "supuración". En estos casos habrá que limpiar los clavos con más frecuencia y con la mayor delicadeza posible.
  • Si los signos no mejoran después de 24/48 horas, informe a su cirujano o a su médico de cabecera. Este último podrá tomar una muestra antes de recetarle antibióticos.
  • Si no consigue localizar a ninguno de los dos, acuda al hospital local.


     

Docteur Jean-Marc GUICHET, MD, PhD, Doct Sci - Centre Phocea, 14 Blvd Gustave Ganay 13009 Marseille
Téléphone : +33 (0) 491.777.547 contact@allongement-os-grandir.com