El dolor


El dolor es una noción individual que no se puede extrapolar de un paciente a otro. Para algunos pacientes puede ser prácticamente inexistente y para otros inaguantable. Generalmente se soporta sin problemas gracias a los medicamentos modernos.


Dolor postoperatorio
Suele estar controlado por los anestesistas y los medicamentos.
Se puede utilizar un catéter epidural o femoral, pero en cualquier caso, es necesario utilizar medicamentos específicos para no inhibir la acción de los músculos, ya que esto podría retrasar la rehabilitación una semana o incluso más. Es necesario un gran control de la asistencia global a prestar al paciente.


Dolor asociado a la rotación y a la elongación
El dolor puede aparecer al principio de la elongación si el paciente no tiene una movilidad suficiente o si no está preparado psicológicamente. Generalmente, cuando el paciente está bien preparado, el dolor es poco intenso e incluso inexistente. Suele ser proporcional al stress del paciente. El dolor no es una exclusividad de los fijadores internos, ya que también se manifiesta cuando se utilizan fijadores externos, conduciendo a veces a un abandono del tratamiento. Afortunadamente, los problemas de dolor son moderados y escasos.
El dolor muscular de adaptación es moderado, pero persiste más tiempo. Se manifiesta tanto en las elongaciones con fijadores internos como en las realizadas con fijadores externos. Es parecido al dolor de crecimiento que sufren ciertos adolescentes y al dolor de entrenamiento muscular. Para entender mejor este dolor, se puede decir que es como el que se siente al retomar una actividad deportiva intensa después de un período sin ningún tipo de actividad. Los dolores resentidos en las extremidades por los adolescentes en período de crecimiento se manifiestan en crecimientos anuales limitados a 5 cm como máximo para los miembros inferiores, mientras que en los casos de elongación quirúrgica se pueden obtener 10 cm en 3 meses. El organismo tiene que adaptarse obligatoriamente a este ritmo no natural de crecimiento y por eso genera dolor. Este tipo de dolor se nota sobre todo por la noche, cuando el nivel de estimulación de la persona (actividades, etc.) es bajo.
El dolor que aparece de 2 a 3 semanas después de la operación se debe a una osificación muy intensa y representa un riesgo de consolidación ósea precoz. Las rotaciones se vuelven muy difíciles o incluso imposibles de realizar. A veces hay que recurrir a una anestesia para realizar unas cuantas rotaciones con el fin de "romper" la reacción dolorosa y la osificación. Dicha anestesia dura de 3 a 5 minutos y permite ganar algunos milímetros. Si el problema se manifiesta tarde, puede ser necesaria otra operación para cortar el hueso formado. Casi todos los casos se resuelven definitivamente con una sola anestesia general. Esta última podrá evitarse en la mayoría de los casos si el cirujano está muy atento a todos los signos de dolor y actúa anticipándose a los signos de osificación.


     

Docteur Jean-Marc GUICHET, MD, PhD, Doct Sci - Centre Phocea, 14 Blvd Gustave Ganay 13009 Marseille
Téléphone : +33 (0) 491.777.547 contact@allongement-os-grandir.com