La marcha


Elongación monolateral
En caso de realizar la elongación de un solo lado, se puede empezar a caminar con bastones ingleses en el postoperatorio inmediato. El apoyo de contacto está permitido al principio y el apoyo completo antes del final de la elongación. Antes de que finalice la elongación se pueden retomar algunas actividades deportivas.


Elongación bilateral
En caso de elongación bilateral, las condiciones que permiten la marcha dependen del paciente y de las molestias específicas que pueda tener este último. La marcha no sometida a condiciones puede dar lugar a un desgaste prematuro de los trinquetes e impedir elongaciones posteriores. Por lo tanto, el cirujano debe poseer amplios conocimientos de biomecánica ósteoarticular para asignar a cada paciente la modalidad de marcha adecuada.

En la institución del Dr. Guichet, la marcha se retoma en los días siguientes a la operación. Generalmente, hay que esperar de 2 a 3 semanas para que el paciente pueda volver a caminar suficientemente bien y salir correctamente de su habitación.

Una vez finalizada la elongación, el paciente suele ser capaz de caminar de 15 a 20 minutos sin parar. En los meses siguientes, la capacidad de marcha mejora y ciertos pacientes pueden llegar a caminar 8-10 horas al día 2 ó 3 meses después de que finalice la elongación en los alargamientos de 4 à 9 cm.



Imagen sobre : Paciente capaz de caminar sin bastones 2,5 meses después de la operación, para obtener un alargamiento de 6,5 cm.


Especificidades del esquema de marcha del paciente que está siendo sometido a una elongación
Después de una elongación, sobre todo en los casos de talla baja, la marcha se ve perturbada. No obstante, esta última se normaliza por completo al término de la cicatrización (consolidación) ósea.

La marcha refleja las modificaciones musculares que se producen, sobre todo las dificultades de adaptación de los músculos biarticulares. Así, los miembros inferiores se tensarán durante la marcha aunque se respeten las amplitudes articulares individuales. La rigidez de las fascia lata producirá una marcha con una leve rotación interna de los pies y separación de las piernas. No habrá cojera (en la técnica percutánea) pero las rigideces aponeuróticas de la pelvis darán lugar a una marcha oscilante entre el lado derecho e izquierdo.
La pelvis pivotará hacia delante debido a la rigidez relativa de los rectos anteriores. Este signo es el más difícil de corregir, ya que los rectos anteriores tardan mucho en adaptarse.

La posición sentada en la cama también dará fe de la elongación: en posición sentada completa, el paciente no podrá bascular la pelvis y estirar las rodillas al mismo tiempo debido a la rigidez relativa de los iquiotibiales.

Generalmente, estos signos se corrigen unas semanas después de que finalice la elongación, hasta el punto de que ninguna persona del entorno podrá notar que el paciente ha sido sometido a una intervención quirúrgica.


     

Docteur Jean-Marc GUICHET, MD, PhD, Doct Sci - Centre Phocea, 14 Blvd Gustave Ganay 13009 Marseille
Téléphone : +33 (0) 491.777.547 contact@allongement-os-grandir.com