Vida práctica con un fijador externo


La vida práctica se modifica durante varios meses, aunque la elongación sea relativamente pequeña (5 cm). Hay que adaptar el entorno al paciente, ya que el volumen de los fijadores externos no permite realizar todo fácilmente sin problemas.

Las adaptaciones dependerán del tipo de fijador (circular o monolateral) y del lugar en que se coloque (húmero, fémur o tibia).


Adaptación de la casa
A continuación se mencionan algunas de las adaptaciones que se deben llevar a cabo en caso de que el paciente tenga los fijadores colocados en los miembros inferiores (fémures por ejemplo).

Como resulta difícil subir escaleras, si la casa tiene una, la cama del operado se instalará en la planta baja. En los edificios es necesario que haya ascensor (salvo si el piso es un bajo), de lo contrario, el paciente debe ser acogido por su familia o ingresar en un centro de rehabilitación.

Las rampas para las sillas de ruedas son bienvenidas.

Los cuartos de baño también suelen requerir una adaptación. En las elongaciones por acondroplasia, al paciente le cuesta llegar a los grifos (brazos pequeños + silla de ruedas).


Desplazamientos
Suelen ser bastante limitados. No obstante es posible ir a clase en aquellas escuelas que están preparadas para acoger niños con fijadores externos.

Para pasear hay que prever lugares de fácil acceso. Las excursiones en montaña deben dejarse para más adelante.

En cuanto a los viajes, los fijadores externos no impiden viajar en tren. Sin embargo, no todos los aviones permiten volar a pacientes con fijadores externos. Es preferible informarse antes de comprar los billetes.


     

Docteur Jean-Marc GUICHET, MD, PhD, Doct Sci - Centre Phocea, 14 Blvd Gustave Ganay 13009 Marseille
Téléphone : +33 (0) 491.777.547 contact@allongement-os-grandir.com