Principio


El clavo de elongación posee dos tubos deslizantes. La rotación alternativa del uno con respecto al otro permite la elongación del clavo (por medio de múltiples "clic-clac").

El clavo se introduce en el canal óseo, después de calibrar este último con una broca y de realizar una sección ósea transversal y percutánea, y se fija por sus extremos a los dos fragmentos óseos.

Las incisiones son pequeñas (ver fotos más abajo). Las cicatrices aparte de ser muy reducidas, no se estiran durante la elongación (o lo hacen muy poco) como ocurre con los fijadores externos.

El fémur, la tibia y el húmero son los huesos en los que se puede utilizar el clavo Albizzia.

(Poner el cursor sobre las fotos para conseguir la leyenda)

Clavo intramedular Albizzia   Tipo de incisión en la parte superior de la nalga para la introducción de un clavo femoral + incisión para el tornillo de bloqueo (más abajo)


Tras la inserción del clavo, en postoperatorio, el cirujano o el propio paciente giran la rodilla / la pierna (clavo femoral) o el pie (clavo tibial) alternativamente para obtener la elongación de manera progresiva.

(Poner el cursor sobre las fotos para conseguir la leyenda)

Maniobra de rotación de un clavo femoral   Maniobra de rotación de un clavo tibial


     

Docteur Jean-Marc GUICHET, MD, PhD, Doct Sci - Centre Phocea, 14 Blvd Gustave Ganay 13009 Marseille
Téléphone : +33 (0) 491.777.547 contact@allongement-os-grandir.com